El ahuehuete, viejo de agua


Huehue. La  imagen del anciano en las culturas mesoamericanas era símbolo de la verdad. Los ancianos tenían un lugar especial en la sociedad porque la sabiduría que habían adquirido con la experiencia les daba la cualidad de ser consejeros. Ellos conocían el tiempo y el flujo de la vida, por lo que su palabra era capaz de dirigir rumbos, significar historias y trazar los mitos y ritos que sostienen nuestra cultura. Tan importante es la imagen del anciano en Mesoamérica que una de sus deidades más antiguas e importantes es la del dios del fuego, Huehuetéotl, dios viejo. El fuego, ciclo de 52 años, la renovación de la vida, la regeneración del mundo.Esta es parte de la personalidad del árbol abuelo mexicano —nacional desde 1921— de la familia de las cupresáceas, de las gigantes secuoyas americanas: los ahuehuetes, Taxodium mucronatum o Taxodium huegelii, viven cientos de años, su tronco alcanza hasta 14 metros de diámetro y pueden llegar a medir 40 metros de altura.Sin embargo, además de su gran tamaño y longevidad, los ahuehuetes se caracterizan también por crecer en lugares con abundante agua, normalmente cerca de lagos o ríos. De ahí que su nombre en español haga también referencia al agua: Ahuehuete es el viejo, huehue, del agua, atl.

¿En dónde?

Los ahuehuetes se encuentran distribuídos desde el sur de Texas, pasando por el centro y sur de México, hasta llegar a Guatemala. En esta extensión, crecen principalmente en suelos pedregosos y húmedos, cercanos a cuerpos de agua.

¿Cómo los reconocemos?

Cuando han alcanzado edades avanzadas, los ahuehuetes se reconocen principalmente por su tamaño, como el de Santa María del Tule en Oaxaca que tiene más de 2,000 años. Sin embargo, podemos también identificar a un ahuehuete por:

  • Corteza agrietada de color café grisáceo.
  • Copa en forma de globo y con abundante follaje
  • Hojas pequeñas y alargadas (aproximadamente de 2cm de largo)
  • Conos verde azulado a café, aromáticos.
  • Conos femeninos en forma de globo, de hasta 3 cm con escamas resinosas
  • Conos masculinos diminutos.
  • Semillas diminutas de 8 a 9 mm de grueso, triangulares o angulosas café oscuro o rojizo.

¿Cuál es su función?

Los ahuehuetes, al encontrarse cerca o, incluso, dentro de cuerpos de agua, tienen una función de depuración y saneamiento del agua, así como de hospedar una diversidad importante de fauna. Como otros árboles, los ahuehuetes además son importantes para la captura de carbono, lo cual los convierte en importantes agentes para la mitigación del cambio climático.

Usos

El ahuehuete, al crecer en zonas húmedas, tiene una madera resistente a la humedad, por lo que se le usa para fabricar canoas, postes y vigas. Sin embargo, al ahuehuete también se le atribuyen algunas propiedades medicinales: su planta es antiséptica; su resina se usa para curar heridas y enfermedades cutáneas, o bien dolores de cabeza o reumáticos; y su corteza se usa en infusión como diurética.

Sus amenazas

La principal amenaza del ahuehuete es la disminución de los mantos freáticos por extracción o desviación del recurso hídrico, la contaminación del agua, la tala, la pudrición de sus raíces y la presencia de muérdago (Phoradendron sp.)en sus ramas. Algunos ahuehuetes importantes

  • Árbol de Santa María del Tule. Quizá el más importante de nuestro país, se encuentra en Oaxaca y, como ya mencionamos, tiene aproximadamente 2,000 años.
  • El Pino. Ubicado en Santa María Ahuacatlán, en Valle de Bravo, este árbol es conocido como “El Pino” por ser este el nombre de la plaza en donde se encuentra; sin embargo es un ahuehuete de aproximadamente 700 años. Se dice que la primera misa católica que se ofreció en este lugar fue bajo el árbol, el 15 de noviembre de 1530.
  • El árbol de la noche triste. Es emblemático por su importancia histórica: es el árbol bajo el cual Hernán Cortés lloró su derrota ante los mexicas de la antigua Tenochtitlan, la cual retrasó por meses la Conquista.
  • El ahuehuete de Reforma. Con motivo de tener en la avenida más importante de la Ciudad de México un árbol más representativo de nuestra identidad nacional, se plantó un ahuehuete en la glorieta donde antes se ubicaba una palma. Este ahuehuete tiene 20 años y mide 12 metros de altura y, aunque aparentemente está secándose, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México ha informado que se encuentra en un periodo de adaptación.

    El ahuehuete es un árbol muy importante que forma parte de la biodiversidad mexicana. En El Humedal tenemos algunos ejemplares que forman parte de nuestro bosque primigenio, y que hoy han crecido lo suficiente como para dar sombra a los paseos junto con otros árboles como el encino o el pino.