Image

Comparte:   


Resulta irónico que el aporte de fertilizantes sintéticos, traiga consigo problemas en la fertilidad del suelo. Las tierras se vuelven ácidas, algunos nutrientes se lixivian con el riego y las lluvias, otros minerales se vuelven tóxicos. La acidez de los suelos se puede corregir con la aportando materiales alcalinos, entre los cuales están los residuos de la combustión de materiales orgánicos, comúnmente llamados cenizas.

Image

La ceniza es un residuo orgánico que provienen de la combustión de madera de árboles u otros materiales. Contiene diversos minerales, entre los que predomina calcio, potasio, fósforo, silicio, magnesio y hierro, además se componen de óxidos, hidróxidos y carbonatos. Por esta razón se considera como un material alcalino (pH superior a 7).



Durante la combustión hay una transformación físico-química de la materia. En este proceso algunos elementos minerales que son volátiles se escapan en forma de humo y algunos otros quedan en forma de cenizas. Las cenizas son el último estado de consumación de la biomasa por lo que. no arderán más. La intensidad del calor durante la combustión está fuertemente relacionado con la volatilización y la solubilidad de los minerales. A mayor temperatura, y tiempo, más solubles serán los minerales. Podemos decir que hay dos tipos de ceniza vegetal, una de color gris donde aún se observan pequeños restos de carbón, y otra que se le nombra ceniza quemada o flor de ceniza. La ceniza gris es la que se regresa continuamente a la fuente de calor y al final toma un color blanco y libre de carbón. Entre más blanca, los minerales serán más solubles. Se deberán evitar las cenizas provenientes de revistas y periódicos, además de la ceniza que provenga de madera con alto contenido de barnices y pintura.



En la agricultura ecológica las cenizas son valiosas, ya que representan parte de los minerales que salieron de la tierra para formar vegetales. Para cerrar el ciclo, las cenizas se pueden ser aprovechar para abonar el suelo o las compostas. También se pueden utilizar en la elaboración de abonos líquidos fermentados (bioles), y como complemento a la harina de rocas y las sales minerales. Por otro lado se puede emplear como insecticida haciendo preparados jabonosos como el caldo ceniza.



Viendo a la tierra como un ser vivo; los tallos de madera serían parte del cuerpo como extremidades, las rocas serían los huesos que dan estructura y las cenizas serían el alma de la tierra que traen memoria y energía vital.

Comparte: