Image

Comparte:   


El control biológico consiste en el uso de insectos benéficos que se alimentan de larvas o insectos plaga, o que colocan sus huevos o larvas dentro de insectos plaga. Se recomienda que los insectos benéficos se encuentren o sean de la zona, para que puedan adaptarse, desarrollarse y reproducirse más fácilmente, cuando se incorpora un insecto benéfico que no es de la zona, estos suelen morir después de controlar la plaga, solo un bajo porcentaje viven o se adaptan.

Image

El control biológico es el uso de enemigos naturales en nuestro cultivo o huerto, esto con la finalidad de mantener en equilibrio la población de plagas, ya que los enemigos naturales pueden ser depredadores o parasitoides. Los insectos benéficos depredadores son los insectos que en su etapa de larva o adulta se alimentan de desarrollo de los insectos plaga. Los enemigos naturales del tipo parasitoides, son los que ovipositan (ponen sus huevecillos) dentro de un insecto plaga, lo que hace que el enemigo natural se desarrolle dentro de la plaga y este muera.

En el control biológico se reconocen tres variantes las cuales son: conservación, liberación inoculativa o inundativa.

El sistema de conservación busca albergar la poblaciones de insectos benéficos sin alterar su ambiente. Para apoyar esta conservación se puede ayudar sembrando una gran diversidad de cultivos o plantas de colores llamativos, se pueden colocar plantas con mayor cantidad de polen y poner algunas cajas o nidos para insectos benéficos. El sistema de liberación inoculativa busca criar y liberar el insecto benéfico esperando que el insecto logre adaptarse al ambiente. Sin embargo, la liberación inundativa consiste solo en liberar el insecto benéfico, ya sea que se adapte o no al ambiente.

Entre los insectos benéficos se encuentran las siguientes: las catarinas Hippodamia convergens y Cycloneda sanguínea, entre otras; Moscas Taquinidos y mosca de las flores (Syrphus fabricius); de las chinches las más conocidas son la chinche pirata (Orius insidiosus) y chinche del damsel (Nabis latreille). Además están las avispas parásitoides Trichograma, las crisopas como Chrysopidae y Hemerobiidae, las libélulas, las mantis religiosas, las tijeretas o tijerillas. Estos insectos comen pulgones, mosca blanca, ácaros, huevecillos de larvas de lepidópteros, Trips, entre otros.

El uso de insectos benéficos en un huerto ayuda mantener en equilibrio la presencia de las plagas. Se recomienda sembrar una gran diversidad de cultivos y plantas que atraigan insectos benéficos y sirvan de refugio para estos.

Comparte:   

Galería:

Comparte: