Image

Comparte:   



El agua es parte esencial de nuestra existencia. El cuerpo humano está compuesto en un 60% de agua y cerca del 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta de agua. Sin embargo, cerca de 2 200 millones de personas todavía viven sin acceso a agua potable, y la mayoría de quienes sí lo tienen desconocen el origen del agua que consumen. Pero para tener cuidado por algo es necesario que lo valoremos, y para valorar necesitamos conocer.

Image

Ante esta situación, desde 1992 celebramos el Día Mundial del Agua cada 22 de marzo. Por eso, hoy recordamos la relevancia del agua en la vida del planeta con la intención de generar conciencia sobre la crisis mundial del agua y reflexiones sobre propuestas para solucionarla. El enfoque de la celebración este 2022 son las aguas subterráneas: aguas invisibles con las que nos relacionamos todos los días, sin darnos cuenta.

 

Aguas subterráneas

·      Fundamentales para la vida. Permiten que los ecosistemas, como humedales y ríos, funcionen de manera adecuada y se encuentran bajo la superficie terrestre.

·      Ocupan extensiones que pueden alcanzar hasta miles de kilómetros cuadrados, manteniendo un movimiento lento y continuo del agua.

·      Alimentan manantiales, ríos, lagos y humedales para luego filtrarse a los océanos.

·      La mayor parte de las zonas áridas de la Tierra dependen de las aguas subterráneas: se usan para consumo, saneamiento, producción de alimentos y procesos industriales.

·      38.7% del agua que usamos en México proviene de aguas subterráneas.

·      El agua subterránea se almacena y circula en los acuíferos —formaciones geológicas que están conectadas entre sí–. Para su uso puede ser extraída mediante bombas y pozos.

·      Los acuíferos se renuevan de forma natural mediante “recargas” que proceden de la infiltración de la lluvia y de la nieve, así como de otros cuerpos de agua superficial, de estratos del subsuelo cercanos o de excedentes de agua en usos, por ejemplo, del riego en zonas agrícolas.

·      Hay depósitos acuíferos que, por estar a gran profundidad, no se pueden renovar, de manera que si no hay un control en la explotación se pueden agotar definitivamente.

·      Otros depósitos de agua sí pueden renovarse, pero el tiempo para que se renueven por completo es muy largo.

·      Una parte de las aguas subterráneas en el mundo están contaminadas, además de que se extrae más agua de la que se recarga con la lluvia y la nieve. Esto puede provocar un agotamiento de este recurso y que se encarezca su tratamiento y regeneración.


En conclusión, las aguas subterráneas son fundamentales para la vida en el planeta: alimentan ríos, lagos y humedales con agua dulce. Sin embargo, su extracción y contaminación pone en riesgo su mantenimiento ya que hay acuíferos que no se pueden renovar y, los que sí, tardan mucho tiempo en hacerlo.

Una forma de participar en su cuidado es mediante la instalación de baños secos que reduzcan el consumo de agua, o bien a través del tratamiento de agua con PTAR o humedales artificiales como el que tenemos en El Humedal. De esta forma podemos tener una conciencia clara del ciclo que tiene el agua que consumimos en nuestro hogar o espacio de trabajo.

 

#DíaMundialDelAgua

#WorldWaterDay

#Humedales

#Agua

 

Comparte:

     

Galería:

Comparte: