Image

Comparte:   


¿Has pensado que tus residuos pueden terminar en un bosque, en la casa de otra persona, o en la presa que provee de agua a toda una ciudad en donde, quizá, vives tú o alguien de tu familia? Muchas veces no nos detenemos a pensar en esto, y las consecuencias pueden ser terribles: para otros seres, personas o, incluso, para ti misma(o).

Image

Es fácil deshacernos de lo que ya no necesitamos, a veces es suficiente con que nuestros desechos desaparezcan de nuestra vista y ya está. En el mejor de los casos, habrá quien haga donaciones de cosas en buen estado, otras personas tirarán lo que ya no usan a la basura y, otras más, por el excusado.



Pero, si pudieras seguir el camino de cada cosa que desechas, ¿cuál sería su destino? ¿Has pensado que tus residuos pueden terminar en un bosque, en la casa de otra persona, o en la presa que provee de agua a toda una ciudad en donde, quizá, vives tú o alguien de tu familia? Muchas veces no nos detenemos a pensar en esto, y las consecuencias pueden ser terribles: para otros seres, personas o, incluso, para ti misma(o).



Esto fue lo que pasó en Avvellaneda, Argentina, el 27 de septiembre de 1993: varios vecinos tiraron ácido sulfúrico y sales de cianuro por el desagüe, los cuales se mezclaron y quedaron estancados en la red del drenaje. El resultado fue la muerte de siete personas que inhalaron el gas cianhídrico que se produjo con esa mezcla y que se escapó por una coladera.



Hoy, a partir de ese acontecimiento, conmemoramos el día de la conciencia ambiental, recordando que los desastres sociales y ambientales no solo están en manos de grandes corporativos y fábricas: ¿cómo nos podemos hacer responsables de lo que usamos y desechamos respetando la vida digna de otras personas y seres en el planeta?



En México existe el Inventario Nacional de Sustancias Químicas, el cual te puede servir para saber cómo se comportan las sustancias que usamos y por qué no debemos usar el agua para desecharlas. Te invitamos que lo consultes y a que tomes conciencia sobre el impacto que tienen tus actos en tus diferentes entornos.



En El Humedal, el agua que alimenta nuestra Planta de Tratamiento debe ser cuidadosamente tratada desde que se le da uso en las casas, escuela y clínica: usamos vinagre, bicarbonato, ceniza y jabones como el Roma para su limpieza y mantenimiento. De esta manera protegemos a las bacterias que transforman la materia orgánica y nos dan el agua que termina de limpiar el humedal.



Tú, ¿cómo usas el agua en tu casa o espacio de trabajo? ¿Qué manejo das a los residuos que consideras tóxicos o peligrosos para ti y tu familia?



Consulta el Inventario Nacional de Sustancias Químicas en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/191430/2014_Actualizaci_n_del_inventario.pdf



Comparte:

     

Galería:

Comparte: